lunes, 12 de junio de 2017

email abierto a mi blog

Aunque durante este tiempo haya parecido que sí, es que no. No, no me he olvidado de ti, querido blog. Pero la vida es una secuencia de etapas, y algunas de ellas son como son mientras otras son como toca. Y en la mía hay de ambas, más de unas que de las otras. Hoy es un buen día para clausurar una y abrir otra. Y estás implicado en este acto; durante este tiempo, desde el anterior post he pensado en tí, a menudo te he abierto, aunque con actitud de secano, he echado de menos compartir tiempo y comunicación contigo, a menudo se han acercado a mi pensamiento recuerdos de los inicios de la aventura. Era verano de 2005 cuando ambos (tú y yo) empezamos a trastear con el desarrollo de un CMS, que si, quedó razonablemente bien, con algunas extensiones. Y a principios de otoño lanzamos el obligado "hello word!" en forma de primer post. En aquel momento ya existía blogger, hacía dos años largos que había sido adquirido por Google a Pyra Labs. Y también hacía unos dos años del lanzamiento inicial de WordPress. Así que la blogosfera parecía ser algo aún incipiente pero con proyección.

En aquellos primeros años, tener un blog era algo... un poco para frikis, gente que utilizaba el blog para difundir, comunicar, compartir (sobre todo compartir) conocimientos y noticias sobre aquello que nos interesaba, que al principio eran las tecnologías de la información. Después el asunto se fué extendiendo y la blogosfera fué cubriendo ámbitos del conocimiento. Y hasta ahora.

Cuando apareció mi primer post yo ya llevaba tiempo siguiendo algunos blogs, mas o menos directamente relacionados con la innovación y con la tecnología, algunos de los cuales siguen abiertos pero no actualizados, otros de los que sigo son de creación posterior y alguno de aquellos del principio no solamente sigue abierto sino que cada día (y cada día es cada día) contiene un motivo para ir y leerlo. El blog de Enrique Dans , corría el inicio de 2005 cuando empecé a seguirlo, y hasta hoy creo que cada día. Y en aquel momento jugó un significativo papel inspirador.

Creo que es un buen día para retomar todo aquello y volver a la carga.

Querido blog: por ti no pasa el tiempo, estás igual que entonces.

No hay comentarios: