jueves, 4 de octubre de 2012

los átomos tienen masa, pero los bits pueden tener mas peso.

Entre no concebir vivir al margen de las redes sociales y sentirse hastiado de tanta banalidad como algunos solo ven en ellas hay un espectro de grises tan extremado como entre el blanco y el negro. Y para algunos -o para la mayoría- esta percepción puede fluctuar en el tiempo dentro de un determinado rango, dependiendo de... quien sabe qué. A mi me pasa; a lo largo de mi estancia en las redes he tenido periodos de autentico secano, como el actual, y otros con actividad relacionada con contenidos afines a mis intereses profesionales. Y a veces -cómo no- con pinceladas de tinte lúdico. Aunque nunca he tenido vacas en la granga (ni tampoco granja) ni galletas, ni nada parecido.

Reconozco que no prestar atención a la identidad digital no es un buen asunto, que la presencia e identidad digitales hay que cuidarlas, es de las pocas cosas que no guardamos en casa, es mas bien todo lo contrario, siempre estan ahi fuera, aunque el sujeto objeto no esté por la labor.

El lunes leí algo que me hizo reflexionar: Dime qué Klout tienes y te diré si vales. Y no me pareció una frikada, lo vi [bastante] lógico. Salesforce convocó una oferta de trabajo. Uno de los requerimientos era: tener un klout igual o superior a 35. Mas allá de si klout resulta fiable o no para recoger esa síntesis sobre la influencia de alguien, lo verdaderamente relevante es que se usa el dato.

En los procesos de selección, de acercamiento, de decisión sobre opciones, etc, el quien digital tiene cada dia mas peso. Y no solo en los procesos de reclutamiento (que fue un ámbito pionero), ya en casi cualquier ámbito se da mas importancia a como es uno tratado por los demás que a lo que dice de si mismo, y las redes son un buen escenario para obtener ese dato.

Cada dia esta sociedad está mas digitalizada, cada dia estas herramientas de medición están algo mas afinadas (como ejemplo el propio klout), cada dia, ya sea con entusiasmo o con reticencia, estamos mas enredados. Ya seas dospuntocerófilo o dospuntocerófobo, mas vale que te esmeres en gestionar apropiadamente ese activo, tus bits de identidad. Cada dia tienen mas peso.


No hay comentarios: