jueves, 16 de junio de 2011

IBM, 100 años



IBM cumple 100 años. Si, hoy. 100 años, 400.000 empleados, las tarjetas perfordas, las cintas magnéticas, el PC, el Deep Blue, 5.896 patentes (razones de ser aparte) en un solo año y nuevo record en el registro de patentes (por 18 años consecutivos). Me maravilla IBM, por diversos motivos pero sobre todo por su capacidad de adaptación a unos mercados muy cambiantes.

IBM no nació como IBM, nació como C-T-R (Computing Tabulating Recording) a partir de la tecnología de Hermann Hollerith que fue usada para la elaboración y mantenimiento del censo de los Estados Unidos. Desde entonces, a pesar de su crecimiento y del tamaño que con los años ha ido tomando, creo que ha sabido mantenerse ágil para escuchar e intepretar el mercado. Su profunda implicación en diversos sectores clave en la economía y su marcada vocación para la innovación sin tregua la han llevado y mantenido donde está. A pesar de (o tal vez por esa razón) que no es un proveedor de "para el consumo". Lo cual no deja de sumar mérito a esa historia de corte darwiniano a su vida.

En 2002 compra la división de consultoría de PricewaterhouseCoopers para redefinir y potenciar sus servicios de consultoría en el área de Servicios de Innovación de Negocios de IBM Global Services. En 2005 vende y transfiere su división de Informática Personal a Lenovo y se distancia de la venta de hardware. En la actualidad, la principal fuente de ingresos de IBM (IBM, con la M de Machines) ya no viene de las máquinas, sino de los servicios (18% contra 56% (el resto viene del software)).

Mantener el record de patentes registradas, año tras año, durante 18 años consecutivos es indicativo de una vocación y capacidad de innovación muy altas. Y de inventar. Pero creo que el mayor y mejor invento de IBM es precisamente ella misma. Esa capacidad de reinventarse a si misma cada vez que el mercado cambia.

Me gustas, IBM. No cambies, nunca dejes de cambiar.

1 comentario:

Daniela dijo...

Me gusta esta nota. Y sobre todo el último párrafo.